Noticias

Actualidad

Saludo del Superintendente CBS a los Bomberos y Bomberas

Fotos Portada Noticia

“El bombero (a) nace para hacer el bien y cuando lo hace coopera con la utilidad pública”.

El día 30 de junio se conmemora el Día del Bombero. El día de ciudadanos que forman en las filas de una Institución señera de nuestra Patria; republicana, ligada indisolublemente, desde hace 155 años, al desarrollo de nuestro país, integrada por hombres y mujeres buenos, respetuosos de la ley y dedicados a socorrer a los ciudadanos, rescatándolos de alguna emergencia o catástrofe, para devolverlo en las mejores condiciones a su familia.

Justo es, en este momento, agradecer la labor desarrollada por estos hombres y mujeres durante tantos años y que ostentan esta condición que los distingue como ciudadanos de excepción.

En esta época, donde los actos se encaminan fundamentalmente a la satisfacción del Yo; y el deber, el honor y la nobleza son palabras huecas y sin sentido; época donde la mente vana y frívola se halla ocupada, pero sin gran provecho. Donde se toman las pequeñeces por objetos grandes y donde muchas veces se desperdicia el tiempo en futilidades que carecen de importancia. En esta época hay, sin embargo, hombres y mujeres que hacen dejación del egoísmo en bien de sus semejantes, en el cumplimiento del deber que voluntariamente decidieron imponerse. Hombres y mujeres que por la actividad bomberil sienten una misteriosa alegría, que reciben en ésta, un infinito consuelo y que viven, por esta causa, más amplia y dignamente que nadie. Ellos son los bomberos y bomberas, y a todos dirijo mi gratitud.

Curiosamente, a lo largo de milenios, casi todas las pasiones e ideales, las grandezas y miserias, las virtudes y los vicios humanos encontraron en el vasto mundo de los símbolos, alguno que los identificara por representación o por analogía, hay una virtud sin embargo que se ha visto llamativamente privada de símbolo: La Gratitud, aquel sentimiento por el cual nos consideramos obligados a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o querido hacer. Y esa es la razón que me motiva a dirigirles estas palabras, en un día en que se conmemora un año más de servicio desinteresado a la comunidad. Destacar la manera noble y distinguida en que se han comportado todos los que logran entender a cabalidad lo que es realmente ser Bombero (a). Agradecer el desprecio por la vanagloria.

Agradecer la afabilidad, el estudio y el empeño que han puesto en hacerse cargo de sus obligaciones.

El bombero (a) nace para hacer el bien y cuando lo hace coopera con la utilidad pública. Cumple con orgullo con aquello para lo que ha sido moldeado y es solo ese, el galardón que ha de recibir. No pretenda entonces paga, pues su único premio es, precisamente, la satisfacción de cumplir fielmente con las obligaciones que voluntariamente ha contraído.

¡Feliz Día y gracias!

Erick Folch Garbarini

Superintendente

Cuerpo de Bomberos de Santiago



Compartir esta noticia:

Comenta esta noticia: