Noticias

En la Memoria del CBS

En la Memoria del CBS: El gran incendio del Supermercado Almac

Fotos Portada Noticia

Uno de los siniestros mas recordados de la década de los 80.

El viernes 13 de septiembre de 1985, a las 18:53 horas, se daba la alarma general de incendio en Avda. Apoquindo N° 6060 esquina de Avda. Manquehue, comuna de Las Condes. A la llegada de las primeras máquinas, se pudo constatar que el inmueble afectado correspondía a uno de los supermercados de la cadena Almac, y que el fuego era violentísimo afectándolo ya prácticamente en su totalidad.

Las altas temperaturas que ya se estaba alcanzando, hicieron que las estructuras metálicas empezaran a colapsarse, sepultando el fuego y dificultando su extinción.

La estrategia desplegada, aprovechando los muros de los costados sur y norte, permitió defender con éxito los diversos locales comerciales que rodeaban al supermercado.

Lo mismo pudo hacerse con la trastienda en que se encontraban las bodegas y otras dependencias que lograron salvarse, algunas intactas y otras con daños no del todo graves.

La investigación comenzada en el momento del incendio y continuada en los días posteriores inmediatos, permitió establecer que el fuego se había iniciado a baja altura, en la estantería de las ceras, betunes y otros que se encontraban en el segundo pasillo contados de norte a sur, a unos seis metros de la caja recaudadora N° 2. Establecida ya, sin lugar a dudas la zona focal, se prosiguió en la búsqueda de la causa y en un descarte de posibilidades se eliminó todo proceso generado o relacionado con un fenómeno eléctrico, ya que no existía y no tenía por qué haberlo, instalación de ese tipo y menos al nivel en que se localizaba el fuego inicial.

Luego, la violencia de su comienzo permitió descartar también la posibilidad de un hecho fortuito, por lo que finalmente, se concluyó de que la causa necesariamente había sido producto de una acción delictual mediante la utilización de algún artificio incendiario de tipo químico con gran potencia calórica inicial, lo cual permitió la entrada en combustión de una apreciable cantidad de envases plásticos (sachettes) conteniendo cera que se derramaba ardiendo y que, por efectos del calor, reventaran los tarros metálicos que la contenían en forma líquida, esparciéndose el fuego a respetable distancia.

En la misma forma fueron afectados y se comportaron otras sustancias envasadas de manera análoga como betunes, neoprén, sprays diversos, etc. Si recordamos que eran días de vísperas de las Fiestas Patrias, podemos imaginar como el local había sido engalanado con guirnaldas y diversos adornos de papel y plástico, más los motivos campesinos de ramadas.

Abundancia de totora, paja y otros. Fue así como el fuego vio facilitado su avance, y rápidamente abarcó todo el recinto al iniciarse numerosos y nuevos focos. Fósforos, velas, pinturas, diluyentes, barnices, incluso los licores cuyos envases de vidrio reventaban, ardiendo de inmediato el contenido derramado, agregaron mayor violencia al fuego, lo que explica la imposibilidad y el fracaso del personal que pretendió combatir el incendio, y que tuvo que hacer abandono del lugar, y de los extintores sin usar ante el riesgo de quedar atrapados, pues el fuego se había propagado e iniciado en diferentes sectores.

Afortunadamente, la amplitud de los espacios y vías de salida permitió la rápida evacuación del recinto sin que se registraran lesionados ni pánico, salvo algunos casos aislados de histeria.

Para el control de este incendio se necesitaron casi cuatro horas de trabajo con la concurrencia de diez compañías, la participación de alrededor de 350 voluntarios y 21 vehículos de combate y apoyo.

La violencia fulminante de la propagación del fuego no es de extrañar técnicamente, como puede apreciarse en el artículo pertinente sobre incendios en supermercados.

Fuente: www.segundinos.cl

 



Compartir esta noticia:

Comenta esta noticia: