Noticias

Actualidad

Johnson, Ramírez y Cato: La historia de una tragedia

El incendio declarado en calle de San Miguel, actual Ricardo Cumming, marcó a la Institución y 3ª Compañía.

El Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS) recuerda, este 19 de marzo, a dos integrantes de la 3ª. Compañía, quienes encontraron la muerte al combatir un incendio declarado en  calle de San Miguel, actual Ricardo Cumming. Nos referimos a los mártires Luis Segundo Johnson Ulloa y Rafael Ramírez y Salas.

Otro Voluntario, Víctor Cato, cae gravemente herido, falleciendo a consecuencias de las lesiones nueve años más tarde, el 1 de septiembre de 1896. El 3 de julio de 2012, el Directorio de la Institución lo declaró mártir.

  • Acá un extracto del Libro de Guardia de la Tercera Compañía:

Jueves 17 de Marzo, año de 1887, se daba la alarma por la Paila de haberse declarado un incendio en la Calle de San Miguel Nº 11 (actual Ricardo Cumming). La Bomba Poniente fue sacada a pulso por el personal que a esa hora se encontraba en el cuartel y llevada rápidamente al lugar del incendio, colocando gemelo y armando dos pitones, los que prontamente lograron dominar el siniestro, quedando luego la compañía de guardia.

Para sofocar los últimos restos del incendio, el personal colocó los dos pitones en el vasto patio de la casa, el que era semicuadrado y con murallas de adobe.  En el centro una pila de agua y diseminados en torno, muebles, maderas y un catre de fierro.  El personal se agrupaba en torno a los pitones y a las uniones de las tiras i observaban los últimos focos en medio de euforia y tranquilidad que siempre tienen los vencedores en un combate de este tipo.

En el pitón ubicado a la derecha del patio, estaban los voluntarios Johnson, Ramírez y Víctor Cato, el que en medio de las bromas de sus compañeros se reclinó en el catre de fierro para pitonear más cómodamente.  En ese momento se desplomó el muro poniente, tomando de lleno a Ramírez, sepultando a Cato entre las ruinas del catre de Fierro y derribando a Johnson sobre la pila de agua, la que le causó graves lesiones en el estómago.  Ramírez resulto con el brazo izquierdo y el hombro quebrados,  con fracturas en la pierna derecha y con rotura del pulmón izquierdo, además de fracturas de costillas de ese costado.  Cato tenía la cara y la pelvis lesionadas seriamente”.

Del Diario “El Ferrocarril” del viernes 18 de marzo de 1887, textual: Al ruido producido por el derrumbe, acudieron varios voluntarios de la 3ª y otras compañías y paisanos que se encontraban alrededor del edificio amagado.  Mui pocos instantes permanecieron debajo de las ruinas los tres voluntarios, solo el tiempo que se empleó para despejar los escombros del sitio en que se encontraban.

El señor Víctor Cato, que tiene 28 años, soltero, comerciante, fue encontrado montado sobre un catre de fierro, con la cabeza metida entre algunas maderas; resulto con una grave herida en la región del periné.   Hacía dos años que prestaba sus servicios en la Compañía.

El señor Ramírez, de 26 años, soltero, empleado municipal, resultó con el brazo izquierdo fracturado y graves contusiones en el cuerpo.  Se había incorporado a la compañía en el mes de Noviembre del año 1886.

El señor Luis Johnson, de 25 años, casado, comerciante, que fue encontrado con dos vigas sobre el cuerpo, resultó con contusiones en la región abdominal y tenía una pequeña herida en el muslo.  Había ingresado a la compañía en el mes de Mayo de 1886. Hace dos años que contrajo matrimonio con la señorita Elvira Braniff quien en la actualidad se encuentra próxima a ser madre.

Una vez rescatados los heridos se les condujo a las casas vecinas para ser atendidos, el señor Cato fue llevado a la Nº 35, el señor Ramírez, a la núm. 15 y el señor Johnson al núm. 17, todas ubicadas en la calle de San Miguel, en donde se le hicieron las primeras curaciones a los dos últimos.  Terminadas las curaciones fueron nuevamente trasladados.

El señor Cato al cuartel de bomberos en donde se le hizo la primera curación por los doctores y después se le condujo al Hospital San Vicente de Paul.

Posteriormente el señor Rafael Ramírez fue trasladado a la calle de las Rosas núm.18, casa del señor Pedro Carrillo, Teniente 3º de la Compañía.

El señor Luis Johnson fue conducido a su casa del Hotel del Sur, en las inmediaciones de la Estación Central.

A las nueve de la noche una junta de Doctores en casa del señor Ramírez comprueba su estado el que inspira serios temores, por lo que volverán a reunirse a la mañana siguiente.

El señor Cato fue reconocido a las ocho de la noche y a pesar de sus heridas, se piensa que su estado no es de lo más alarmante.

El señor Johnson, aunque no ha recibido lesiones exteriores, temen los facultativos que se le declare una peritonitis, lo que puede ser grave.

El “Ferrocarril” del domingo 20 de Marzo de 1887, relata lo sucedido en la madrugada del sábado 19 de marzo.

El señor Ramírez se encuentra en casa del señor Pedro Carrillo, Teniente 3º de la Tercera, donde con su esposa la señora Susana Laval, han puesto el empeño más decidido y noble para atenderlo.   A las nueve hubo junta de doctores  y opinaron que el caso era desesperado, no obstante se continuó con todo celo atendiéndolo.

Quedo de médico de cabecera el doctor Oyarzun, hasta que a eso de las dos de la mañana se notó que se acercaban los últimos momentos del enfermo.

Se recurrió al convento de Santo Domingo en demanda de auxilios religiosos, y el Padre Correa alcanzó a prestárselos.

Poco después de las 2 y 40 minutos de la madrugada, dejaba de existir en medio de la consternación y del recogimiento religioso de cuantos le rodeaban.

Se encontraban presentes, entre otras personas, los señores Carlos Rogers, Arturo Claro y una comisión de la 3ª compañía compuesta de los señores Francisco Pardo Duval Secretario, José María Oyarzun y Antonio Navarrete.

Poco rato después llego la comisión sanitaria de la 5ª compañía de bomberos a anunciar que el señor Johnson estaba también agonizante.  Se movilizaban en una carretela en la que se dirigió la aludida comisión, al Hotel del Sur.

Lea más en www.laheroica.cl



Compartir esta noticia:

Comenta esta noticia: