Institución

Servicios

Antecedentes:

Si bien la actividad bomberil nació para apagar incendios, la labor de Bomberos se ha extendido a través del tiempo según la evolución de las ciudades.

Cuando se creó el Cuerpo de Bomberos de Santiago, en 1863, como consecuencia del incendio del Templo de la Iglesia de la Compañía de Jesús, donde hubo cerca de 2.000 víctimas, en la capital residían 300.000 personas. Bomberos se abocaba en esa época a extinguir fuegos en casas y edificaciones comerciales o públicas, pero con el paso del tiempo y los avances tecnológicos, no sólo estas construcciones entraban en combustión. Comenzó a haber fuegos en los escasos y nuevos automóviles que llegaban a la ciudad; por lo que Bomberos debió controlar esos fuegos también.

Dadas estas nuevas emergencias, los Voluntarios del Cuerpo se encontraron con que se hallaban personas en estos vehículos que ardían. Esto llevó a la Institución a ampliar su labor al rescate de éstas. En este tipo de eventualidades, se hizo imperioso capacitar a los Bomberos para la adecuada extracción de las víctimas de estos accidentes. Así surgió la urgencia de contar con paramédicos en la Institución.

Además, tanto los tipos de construcciones como los materiales utilizados en ellas fueron evolucionando de los clásicos madera, cartón y género a plásticos, polímeros y nylon, entre otros, lo que implicó adquirir conocimientos de cómo éstos se comportaban frente al fuego.

Los incendios muchas veces producían el colapso de las construcciones, por lo que surgió además la necesidad de contar con personal dotado de equipamiento y conocimiento técnico que permitiera realizar labores en estas condiciones.

Pero no sólo el tipo de emergencias ha evolucionado, sino también lo ha hecho demográficamente la capital. Hoy, el Cuerpo de Bomberos de Santiago ha adaptado el ejercicio bomberil a un sinnúmero de actividades y, además, ha ampliado la cantidad de Compañías que lo conforman.

A la extinción de Incendios, Rescates Automovilísticos y Rescates Urbanos se suman la Investigación de Incendios, el manejo de materiales peligrosos con la especialidad Haz-Mat y Asesorías en Prevención y Seguridad (AS&P Ltda.), a través de las 22 Compañías del Cuerpo, las que hacen uso de su especialidad al momento de asistir a una emergencia. Si bien todos los Voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Santiago están capacitados para extinguir Incendios, de las 22 Compañías pertenecientes a la Institución, 17 de ellas tienen la especialidad de Agua. Esto implica que su personal y Material Mayor está acondicionado para estas labores al transportar agua en sus Carros y contar con las mangueras y pitones correspondientes.

Las otras cinco Compañías de CBS tienen la especialidad de Escala. Ellas abren vías de acceso para entrar a los sitios amagados, y así permitir tanto la ventilación y evacuación del interior como también la entrada de los Voluntarios del Cuerpo.

Cuando hay un Llamado por fuego, el CBS está articulado de manera que asisten a dos Bombas de Agua y una de Escala, según proximidad de las Compañías al lugar en conflicto.

Luego de constatar las características del siniestro se da paso a la Alarma de Incendio si amerita, donde se hacen presentes las Compañías que sean necesarias para controlar el siniestro.

Rescate:

Rescate Vehicular:

El Cuerpo de Bomberos de Santiago, al igual que todos los Cuerpos de Bomberos del país, define su acción en el Rescate Vehicular como de apoyo a Salud. Se trata de liberar a la persona atrapada en el accidente, facilitar y colaborar con la atención que puedan darle los servicios de Salud en el mismo lugar del accidente y prepararla para su rápido y seguro traslado a un centro hospitalario.

En cada uno los rescates hay al menos dos operadores, más otros voluntarios también capacitados. A un rescate de estas características está establecido que asiste un Carro de Agua, por la eventualidad que exista fuego, y uno de Rescate que lleva la implementación necesaria para atender a los posibles heridos. Las víctimas son sacadas con las consideraciones necesarias para no agravar su situación, es por esto que el CBS cuenta en cada Compañía con un grupo de paramédicos.

La tarea de liberar al accidentado recibe el nombre de extricación (del inglés extrication, que significa "desencarcelar"). Para ello, las Compañías de Rescate disponen de elementos especializados, incluyendo poderosas herramientas hidráulicas, que pueden cortar los metales de los vehículos y separarlos en poco tiempo. Los procedimientos utilizados corresponden a técnicas aplicadas por los Bomberos de Estados Unidos. Los Bomberos rescatistas reciben capacitación en Manejo Básico del Trauma siguiendo las normas establecidas porel American College of Surgeons (Colegio Americano de Cirujanos), de Estados Unidos, a través del Advanced Trauma Life Support (ATLS). Para ello se cuenta con el valioso apoyo del capítulo chileno de esta institución.

En las nueve comunas que atiende el Cuerpo de Bomberos de Santiago, el rescate vehicular es una de sus más importantes responsabilidades, entre otras razones, por los eventuales problemas derivados del derrame o inflamación de combustibles. A lo anterior hay que agregar la posible presencia en el vehículo de materiales peligrosos: explosivos, tóxicos, corrosivos, etc.

Grupo de Rescate USAR SANTIAGO:

A lo largo de la historia, la humanidad se ha visto expuesta a grandes desastres naturales, a los cuales debemos sumar los desastres provocados por el hombre. Podemos encontrar desastres como terremotos, aluviones, derrumbes, colapsos estructurales, atentados terroristas, entre otros. Estos desastres provocan la pérdida de numerosas vidas humanas y la destrucción de importantes bienes públicos y privados.

Nuestro país no se encuentra ajeno a esta realidad, siendo Bomberos una Institución preparada y equipada para la respuesta a emergencias, en particular para el rescate de personas. Para enfrentar este tipo de situaciones de forma eficaz, eficiente, oportuna y segura, nuestra Institución incorporó la especialidad de rescate urbano, la cual incluye todas aquellas acciones de rescate que se realicen con el fin de mitigar la situación de emergencia provocada por los efectos físicos naturales o por el hombre, donde se vean afectadas zonas urbanas y por ende la supervivencia de un número determinado o indeterminado de personas.

El rescate de las personas atrapadas en este tipo de situaciones es una tarea de gran complejidad que requiere no sólo de equipamiento especializado, sino también de personal altamente capacitado. Las labores de rescate involucradas por lo general son prolongadas, llegando a superar en algunos caso varios días, y son altamente demandantes de recursos, los cuales deben ser provistos anticipadamente a través de una logística cuidadosamente ordenada.

Por tratarse, además, de situaciones de alta complejidad, su respuesta debe combinar muchas especialidades del rescate, como lo son el rescate con cuerdas, en estructuras colapsadas, en zanjas, en espacios confinados, entre otras, donde además puede existir la presencia de materiales peligrosos. Por otra parte, la naturaleza de los desastres, hace necesaria la coordinación de variadas instituciones, como son la ONEMI, Carabineros, Salud y otras instituciones públicas y privadas.

Para dar respuesta operativa a este tipo de desastres a nivel mundial, es que se constituye el Grupo de Rescate USAR Santiago (USAR, por su sigla en inglés, Urban Search and Rescue), las cuales reúnen a Bomberos altamente preparados en rescate urbano, a través de un sistema coordinado de trabajo, el cual se encuentra organizado jerárquicamente a través de un comando de incidentes, y de una cuidadosa pre planificación.

El Grupo USAR del Cuerpo de Bomberos de Santiago fue creado en 2004 con el objeto de mantener una respuesta especializada dentro de la Institución en caso de ser necesario el rescate de personas en caso de desastres. Congrega a más de 90 Bomberos entrenados en rescate urbano, los cuales son sometidos a exigentes planes periódicos de entrenamiento en todas las especialidades, y deben mantenerse alerta para la respuesta a emergencias, incluso más allá de los límites jurisdiccionales de nuestra Institución.

Dentro de los integrantes del Grupo de Rescate USAR Santiago se encuentran voluntarios que reúnen distintas especialidades profesionales, tales como médicos, ingenieros, arquitectos, constructores civiles y muchos otros que por sus actividades laborales aportan distintos conocimientos técnicos especializados, entregando un potencial de respuesta muy amplio.

Central de Alarmas:

El CBS cuenta con una de las más modernas y mejor dotadas Central de Alarmas bomberiles del país. Posee una central telefónica marca Siemens, modelo Hipath 3750, con tecnología IP, la cual identifica el número llamante, registra en base de datos las llamadas tanto entrantes como salientes y posee programación remota.

La central telefónica posee 30 líneas digitales para atender llamadas del 132. Además, cuenta con 6 líneas análogas adicionales que sirven como apoyo y respaldo y 2 equipos para llamados a celulares. Adicionalmente, cuenta con más de 30 líneas directas, tanto con las 22 Compañías de la institución, como con servicios públicos tales como SAMU, Carabineros, Metro, Metrogas y otros Cuerpos de la región.

El Departamento de Alarmas y Telecomunicaciones, por su parte, ha adquirido un nuevo puesto de Comando de Incidentes de uso práctico como lo es una maleta que refleja la ubicación de las máquinas en todo tipo de emergencias, con una coordinación entre el Carro de Telecomunicaciones hacia la Central de Alarmas por frecuencias privadas de largo alcance.

Además, tanto los tipos de construcciones como los materiales utilizados en ellas fueron evolucionando de los clásicos madera, cartón y género a plásticos, polímeros y nylon, entre otros, lo que implicó adquirir conocimientos de cómo éstos se comportaban frente al fuego.

Los tiempos promedios de respuesta ante cualquier tipo de emergencia varía en la distancia que hay entre los Cuarteles y la misma emergencia, pero en promedio no excede los tres a cuatro minutos. Una de las metas fue incorporar un moderno sistema de GPS para nuestras máquinas y así lograr un mayor control a la hora de enfrentar un despacho gracias a la ubicación de la máquina que esté más próxima a la emergencia.

Investigación de Incendios:

Desde los primeros días de vida de nuestra Institución, existió la preocupación por investigar el motivo por el cual se producían los incendios, de tal forma de llevar estadísticas que nos pudieran guiar a una buena prevención con la ciudadanía.

En 1931, se promulgó un decreto con Fuerza de Ley, que disponía que el Comandante de Bomberos tenía la obligación de investigar sobre el origen y causa de los incendios ocurridos en su jurisdicción e informar al Tribunal correspondiente. En 1957, el Comandante Alfonso Casanova Digiero creó mediante Orden del Día, el Departamento de Servicios Técnicos, cuyos integrantes tendrían la tarea de investigar los incendios, junto con labores de capacitación y prevención.

El primer Inspector que tuvo el Departamento fue el Voluntario de la 3ª Compañía, Ángel Bravo Ramírez. Entre los Inspectores y Ayudantes de este Departamento, varios de ellos llegaron a ocupar cargos como Oficial General de la Institución, siendo ellos Alejandro Artigas Mac-Lean (Comandante y Superintendente), José Matute Mora (Comandante), Jorge Salas Torrejón (Comandante), José Manuel Barrientos Serrano (2º Comandante), Ignacio Cancino Rojas (3er Comandante) y Enrique Chereau Reichhardt (3er Comandante) Se destaca la permanencia por trece años en el cargo de Inspector, Enrique Espejo Novoa y también en forma especial la permanencia durante 38 años como Adscrito al Departamento, del Voluntario de la 2ª Compañía, Armando Oyarzun Figueroa.

Pasados los años y considerando la importancia que toma la investigación de incendios, el 8 de Mayo de 1996, el entonces Comandante José Matute Mora, dispone la modificación de la denominación del Departamento de Servicios Técnicos, por Departamento de Investigación de Incendios, de tal manera que este Departamento se dedique exclusivamente a la investigación y a llevar las estadísticas, creando a su vez, el Departamento de Seguridad y Riesgos, quienes se preocuparán por la prevención.

En 1996 se dispone la puesta en servicio de una máquina exclusiva para el departamento, la que se denomina LT-1, siendo ésta una Renault, modelo Traffic, año 1990. En 2000 se reemplaza la mencionada máquina por una Chevrolet, modelo Step-Van, año 1976; luego en 2006 se entrega en forma provisoria y en reemplazo de la anterior, una Hyundai, modelo Grace H-100, la que prestó servicios hasta 2008, que entra en servicio una Citroën, modelo Jumper, del año 1997, la que es reemplazada finalmente por la actual Marca Mercedes Benz, modelo Sprinter, denominada “Unidad de Peritaje de Incendios X-3”, prestando servicios en la actualidad.

Actualmente, el Departamento de Investigación de Incendios (DII), está a cargo del 2º. Comandante Gabriel Huerta Torres, bajo la dirección del Inspector de Comandancia, Claudio Vaca Saavedra (Voluntario de la 17ª. Compañía).

En este Departamento de Comandancia presta servicios además, el Perito Técnico Andrés Campos Graziani y la Secretaria Srta. Francisca Parada Llanos.